Inicio Inteligencia Análisis Guía de planes de ahorro y Eficiencia Energética, o cómo aprovechar las...

Guía de planes de ahorro y Eficiencia Energética, o cómo aprovechar las oportunidades que estos planes ofrecen a las empresas

Tras la reciente aprobación por el Gobierno del Plan de Intensificación del Ahorro y Eficiencia Energética, más conocido como el Plan de los 110 km/hora, actualmente existen en nuestro país varios planes de ahorro y eficiencia energética en vigor a nivel estatal, a los que hay que añadir los planes autonómicos y locales.

Esto hace cada vez más complicado para las empresas diferenciar entre unos planes y otros, saber qué  tipo de medidas fomentan y a qué sectores de actividad se dirigen.

El Plan recientemente aprobado por Consejo de Ministros recoge 20 medidas en tres grandes ámbitos: transporte y movilidad, edificación e iluminación y consumo eléctrico, además de incluir una campaña de concienciación ciudadana.

Dotado con más de 1.100 millones de euros, el Plan ofrece oportunidades para las empresas en sectores tan dispares como proyectos a nivel local incluidos en los  Planes de Movilidad Urbana Sostenibles, un Plan Renove de neumáticos, el fomento de la biomasa para usos térmicos o el establecimiento de una línea ICO específica para Empresas de Servicios Energéticos (ESE).

Además, este Plan anuncia un nuevo Plan, esta vez enfocado en el transporte de mercancías y con especial atención al transporte ferroviario.

Sin embargo, es importante no confundir dicho Plan, aprobado en Consejo de Ministros este mes de Marzo, con el Plan de Activación del Ahorro y la Eficiencia Energética 2008-2011, todavía en vigor, que el Gobierno puso en marcha  hace ya tres años con 31 medidas. Estas medidas se articulaban en torno a 4 líneas de actuación: movilidad, edificios, ahorro eléctrico y una última línea transversal. Entre las medidas destacaban el impulso a las empresas de servicios energéticos, el  objetivo de un millón de coches eléctricos e híbridos para 2014, la financiación de inversiones  que promuevan el ahorro energético  en infraestructuras  turísticas y la introducción de las bombillas de bajo consumo.

En cualquier  caso, el Plan que ofrece más oportunidades para las empresas sigue siendo  el Plan de Acción 2008-2012 de la Estrategia de Ahorro y Eficiencia Energética en España (E4). Este tercer Plan plurianual  se articula a través de distintas medidas de actuación agrupadas en siete sectores: Industria, Transporte, Edificación, Servicios Públicos, Equipamiento residencial y ofimático, Agricultura y Transformación de la Energía.

Este Plan, más conocido  como el Plan E4, es implementado a través de convenios plurianuales de carácter bilateral entre el Instituto para la Diversificación y el Ahorro Energético (IDAE) y las Comunidades Autónomas.

Las líneas de financiación y ayudas a los consumidores y empresas del E4 son a la postre las de mayor interés para las empresas que desarrollan productos o proporcionan servicios en el campo del ahorro y la eficiencia energética.

Si se quiere aprovechar al máximo sus  líneas de financiación es importante  seguir muy de cerca la publicación de las Órdenes  de Ayudas de las 17 Comunidades Autónomas, que habilitan los plazos de  solicitud y gestión de las mismas. Además, el traslado a los Entes Regionales  de la Energía  de las  distintas CC.AA. de las propuestas empresariales y sectoriales son fundamentales  para influir en la  fijación de  las  prioridades y presupuestos  de cada una de las líneas de actuación del Plan en cada región. Por ello, un trabajo constante de  relaciones  institucionales con estos  Entes Regionales permite a las empresas aprovechar  oportunidades en este ámbito.

Aunque la enumeración de los  Planes  de Ahorro y Eficiencia Energética podría seguir  con otros de carácter más sectorial (como el de Edificios  Públicos), de este breve análisis  se desprende la necesidad para las empresas de seguir muy de cerca todos  estos Planes  y entender su funcionamiento, prioridades, presupuestos, plazos y reparto  competencial  en su implementación.  Todo ello, y especialmente una relación  institucional  constante  con los responsables  de la definición  e  implementación de estos  Planes  a nivel estatal, autonómico y local,  facilitará el máximo aprovechamiento de los mismos por las empresas que  quieren participar como oferentes de los servicios subvencionados o como beneficiarios de las ayudas ofrecidas.