Inicio Inteligencia Análisis El lobby en España (II): diez claves de futuro

El lobby en España (II): diez claves de futuro

Tal y como vimos en la primera entrega de El lobby en España, durante los últimos diez años el sector ha evolucionado de forma importante, pero todavía le quedan importantes pasos por completar. ¿Cómo seguirá su progresión? Miremos al futuro.

El proceso actual de transición se acelerará y permitirá situar a este sector, y a todos aquellos que tienen asignadas acciones de lobby entre sus responsabilidades profesionales, en un nivel más cercano a la práctica de los public affairs en Bruselas y los países anglosajones.

En esta dinámica actual surgen una serie de claves a tener muy en cuenta en el futuro por las empresas y profesionales del sector:

  1. El lobby ha llegado para quedarse: por eso cada vez será mayor su papel e importancia en las empresas que operan en nuestro país. Aquellos que no tengan su plan de lobby y un equipo, interno o externalizado, centrado en estas acciones, estarán en desventaja frente a su competencia.
  2. Cada vez tendrá más peso en la estructura de la empresa: el responsable de Public Affairs tendrá cada vez más peso y recursos en su compañía. Además, sus competencias estarán totalmente desligadas de las del área de comunicación o asesoría jurídica, reportando al Consejero Delegado en la mayor parte de los casos, y otros departamentos como el comercial o el de marketing se apoyarán cada vez más en su labor.
  3. Del lobby reactivo al lobby proactivo: las empresas y asociaciones serán cada vez más proactivas en sus actuaciones y no se limitarán únicamente a reaccionar ante cambios normativos en preparación. Tomarán la iniciativa y participarán impulsando nuevas propuestas políticas.
  4. La regulación del lobby y las iniciativas por la transparencia: en los próximos años, probablemente la próxima legislatura, surgirán iniciativas legislativas que regulen el lobby en España y normalicen la prestación de este tipo de actividad. Las mismas se enmarcarán dentro de iniciativas por la transparencia de los partidos políticos y las Cortes.
  5. Los lobbistas como fuente de conocimiento: se valorará cada vez más a los lobbistas profesionales como fuente de conocimiento científico y técnico en la elaboración de normativa sectorial. Al mismo tiempo se les exigirán más responsabilidad (accountability), en su interlocución con los responsables políticos.
  6. Creciente complejidad institucional: que hará cada vez más necesaria la labor de los lobbistas, especialmente para las empresas extranjeras que quieran entrar en el mercado español y necesiten orientación y guía en el funcionamiento de las instituciones y el reparto de competencias en sectores con distintos niveles de gestión política como el medioambiental, sanitario o energético.
  7. Una nueva generación de políticos: familiarizados con las nuevas tecnologías, con mayor formación sectorial y más preparada para dialogar con el sector privado y dar respuesta a las problemáticas sectoriales.
  8. La movilización a través de las redes sociales: permitirá a los responsables de public affairs de las empresas tejer con mayor rapidez y flexibilidad alianzas sectoriales. Al mismo tiempo se incrementarán las movilizaciones ciudadanas de tipo sectorial y el nivel de atención y rapidez en la respuesta de los responsables políticos a las demandas de la opinión pública.
  9. El papel de los think tanks: tanto los de partido como los independientes, que cada vez tendrán mayor relevancia como laboratorios de análisis y gestación de propuestas que alimenten los programas políticos.
  10. Mayor flexibilidad en las plataformas de lobby: aunque el mundo asociativo seguirá jugando un papel importante, cada vez serán más frecuentes las plataformas e iniciativas creadas con un solo objetivo y con fecha de caducidad.

Todas estas claves, junto con las lecciones aprendidas del pasado, deberían permitir avanzar en el desarrollo de un lobby cada vez más profesional y responsable, que permita mejorar la contribución del sector empresarial al desarrollo económico, social y político a través del partenariado con las instituciones.

De todos los que hemos participado en el desarrollo del sector en nuestro país en los últimos años depende en gran medida que así sea.

Fotografía de kelsey_lovefusionphoto, obtenida en Flickr.