Inicio Inteligencia Análisis Prioridades de la Presidencia Irlandesa para la Unión Europea

Prioridades de la Presidencia Irlandesa para la Unión Europea

prioridades de la presidencia irlandesa

El 1 de enero Irlanda asumió la presidencia rotatoria del Consejo de la Unión Europea con tres prioridades principales: la estabilidad, el empleo y el crecimiento. Tres ejes que Irlanda impulsará buscando acuerdos con los demás Estados miembros y el Parlamento Europeo. Juntos deberán culminar y emprender reformas que van desde la macroeconomía europea hasta lo más cotidiano de las vidas de la ciudadanía europea.

Una de las principales prioridades de la Presidencia Irlandesa será afianzar la Unión Bancaria que pactó el Consejo Europeo y forzar el acuerdo sobre el Mecanismo de Supervisión Único el cual podría comenzar a recapitalizar directamente a los bancos a partir de 2014. Relacionado con los bancos, también se debatirá en el Parlamento Europeo el grado de solvencia de capital propio que deberán garantizar éstos, además de una posible regulación de las primas o bonus que se asignan sus directivos. Asimismo, la presidencia irlandesa también pretende lograr acuerdos en lo referente a la regulación de servicios e instrumentos financieros y avanzar en directivas como la de créditos hipotecarios.

Respecto a las cuentas europeas, la presidencia irlandesa tiene como uno de sus objetivos irrenunciables garantizar la estabilidad, y para ello pondrá en marcha un programa “Doble Pack” (“Two-Pack”) que coordine y vigile los procesos presupuestarios de los Estados miembros hasta su debate final en el Parlamento Europeo, el cual deberá aprobar el marco presupuestario para el septenio 2014-2020. En este sentido, uno de los asuntos que también se debatirá en la Eurocámara será las medidas de control de las agencias de rating, con el objetivo de evitar que califiquen a la baja la deuda de los países, justo antes de alguna cumbre europea.

Para la creación de empleo, la presidencia irlandesa tiene como prioridad potenciar el empleo joven, para el cual dedicará una reunión monográfica de todos los ministros del ramo el mes que viene. Se trabajará por forzar un reconocimiento de las calificaciones profesionales en toda la unión y una mayor movilidad de trabajadores, incluyendo una Directiva de Derecho de Pensiones Suplementarias, así como un Programa de Competitividad para Pymes. Cabe recordar, también, que Irlanda seguirá impulsando las infraestructuras y el programa Horizonte 2020 para seguir invirtiendo en investigación e innovación, ambos sectores imprescindibles para la recuperación económica.

La presidencia irlandesa buscará el máximo acuerdo en reformas pendientes como la de propiedad intelectual, patentes y copyright; la Política Agraria Común y la Política Pesquera Común, y el Séptimo Programa de Acción Medioambiental para los próximos diez años, el cual se discutirá en el Parlamento Europeo. En línea con dicho programa, los eurodiputados también decidirán nuevos límites a las emisiones de CO2 de los automóviles con el fin de luchar contra el cambio climático.

Otro de los debates que se abordará durante 2013 será el del tabaco. Se pretende reformar la Directiva 37/2001/CE en la que se barajaría la supresión de todo distintivo en las cajetillas y hasta la prohibición de las máquinas expendedoras. Asimismo, el Parlamento Europeo también tiene previsto tratar la normativa relativa a los alimentos llamados transgénicos, así como avanzar en otros asuntos como la protección de datos personales, la presencia de mujeres en los consejos de administración de las empresas y la competencia de los mercados nacionales de transporte de pasajeros, aumentando la independencia entre operadores y propietarios de infraestructuras.

En conjunto se prevé un semestre que continúa con el espíritu reformista de la Unión Europea en los últimos años. Sólo la Comisión presidida por Durão Barroso ya tiene previsto presentar durante todo el año unas sesenta iniciativas legislativas. Esta gran actividad regulatoria responde a un contexto económico, político y social complejo en el que todas las oportunidades están abiertas y en la que los intereses de ciudadanos, organizaciones, asociaciones y empresas deberán ser escuchados.

Fotografía obtenida de la página web oficial de la Presidencia Irlandesa