Se inicia la negociación de un acuerdo de investidura

Con una participación del 75,75% frente al 66,48% de 2016, el Partido Socialista consigue 123 diputados, lo que le da la llave a gobernar pero siempre con pactos. Se analizan a continuación los dos posibles escenarios para alcanzar un acuerdo de investidura. En primer lugar, con el apoyo de los 42 diputados de Unidas Podemos, a los que habría que añadir los de otros partidos minoritarios, para que la investidura de Pedro Sánchez como Presidente saliese adelante. Un segundo escenario analizado, que conseguiría apoyos suficientes para la investidura sin la necesidad de contar con el de otros partidos minoritarios, sería el de un acuerdo de investidura del PSOE con Ciudadanos (en total 180 diputados).

Selecciona las confluencias políticas que quieres comparar:

Selecciona los temas que te interesan

PSOE/Unidas Podemos: ECONOMÍA

Ambas formaciones han elaborado ambiciosas propuestas de apoyo a las PYMES y start-ups y podrían impulsar conjuntamente medidas en el ámbito de la economía social. No obstante, un pacto de Gobierno de PSOE con Unidas Podemos podría excluir, en principio, algunas de las medidas más emblemáticas de la formación morada, como la creación de empresas públicas (un Banco de Inversión para la Transición Tecnológica y Económica y una empresa pública estatal) o sus medidas en defensa del sector del taxi.

Ambas formaciones proponen medidas de impulso al sector Automoción, Turismo Sostenible e Industria. Podemos apuesta también por generar mayores garantías contra las deslocalizaciones y recuperar la participación pública en sectores estratégicos.

PSOE/Unidas Podemos: FISCALIDAD
Las principales medidas fiscales defendidas por ambas formaciones tienen como objetivo llevar a cabo una reforma fiscal profunda que garantice la redistribución de la riqueza. Así, ambas coinciden en plantear la subida de los impuestos a las rentas más altas y con mayores patrimonios, y la implementación de una nueva fiscalidad ambiental y a los servicios digitales. Así, el PSOE propone equiparar la fiscalidad de las rentas del capital y las rentas del trabajo y aprobar una Ley contra el Fraude Fiscal para prevenir y combatir las nuevas formas de evasión, aumentando para ello los activos de la Inspección de Hacienda. Esta propuesta casa bien con la de Unidas Podemos, que quiere establecer un IRPF más progresivo, que las rentas del capital tributen menos que las rentas del trabajo, y eliminar las deducciones, por considerar que benefician a las rentas más altas. Un programa de Gobierno con ambas formaciones conllevaría la creación de impuestos sobre determinados servicios digitales, transacciones financieras e impulso a la fiscalidad ambiental. Las medidas estrella de Unidas Podemos consisten en bajar el impuesto de matriculación y circulación a los coches híbridos y eléctricos; reformar el IRPF para establecer desgravaciones por el uso de abonos de transporte público y por la adquisición de electricidad 100 % renovable; y crear un nuevo impuesto a las empresas energéticas que grave la producción de energías no renovable, podrían encontrar muchas posibilidades de apoyo de su eventual socio socialista.No casan ambas formaciones, sin embargo, en la derogación del artículo 135 de la Constitución y Ley de Estabilidad Presupuestaria que propone Unidas Podemos, que el PSOE probablemente no acepte, por ser el partido del Gobierno que la impulsó. Tampoco coincide el PSOE en la propuesta de la formación morada de bajar el IVA al tipo del 4% a más alimentos y bebidas no alcohólicas, y del 10 % a todos los suministros básicos de los consumidores vulnerables.
PSOE/Unidas Podemos: EMPLEO
En el ámbito laboral, un Gobierno compuesto por ambas formaciones puede conllevar con alta probabilidad la derogación de la totalidad o de parte de la reforma laboral de 2012.Entre la batería de medidas coincidentes entre ambas formaciones, se incluye el aumento gradual del Salario Mínimo Interprofesional (Unidas Podemos quiere llevarlo hasta los 1.200€) y la revisión del régimen de Autónomos para que coticen de acuerdo con sus ingresos reales, la equiparación de su protección social a la de los trabajadores por cuenta ajena, y la aprobación de un Estatuto del Becario.La conciliación de la vida laboral y personal también encuentra cabida en ambos programas, y podrían salir adelante medidas coincidentes en ambas formaciones, como hacer efectiva la equiparación de los permisos por nacimiento de hijo/a de ambos progenitores de forma intransferible y promover la racionalización de los horarios, con el fin de mejorar la corresponsabilidad y la conciliación de la vida laboral y familiar. Más difícil sería la aprobación de la propuesta de Unidas Podemos de reducir la Jornada laboral hasta las 34 horas semanales.Tres de las propuestas de Unidas Podemos que no se encuentran en el programa socialista son las relativas a acabar con la brecha salarial a través de una ley de igualdad retributiva (ya aprobada en términos similares por el último Gobierno socialista), y algunas medidas de lo que llaman frenar la “uberizacion” de la economía, como considerar a sus trabajadores como trabajadores por cuenta ajena, la creción de una unidad dentro de la Agencia Tributaria especializada en controlar los impuestos que estas empresas pagan en España.
PSOE/Podemos: MODELO TERRITORIAL
Ambas formaciones coinciden en la reforma del sistema de financiación autonómica y el sistema de financiación de las entidades locales, pero hay diferencias, sin embargo, en cuanto a la reforma que precisa el sistema de financiación autonómica, ya que mientras el PSOE propone mantener el «techo de gasto», Unidas Podemos se refiere a «suelo de ingresos».Tampoco hay sintonía entre las formaciones en relación con Cataluña, ya que como es sabido, Unidas Podemos defiende un referéndum pactado, que el PSOE ya ha descartado.
PSOE/Unidas Podemos: ENERGÍA Y MEDIO AMBIENTEAmbas formaciones coinciden en sus objetivos estratégicos de reduccion de la dependencia de energías fósiles y de la nuclear. Para el PSOE se trata de replicar lo que los demócratas en Estados Unidos han llamado Green New Deal, mediante el fomento de las energías renovables y del autoconsumo, con el objetivo de que en 2030 el 74 % de la electricidad será renovable, y el cierre progresivo de todas las centrales nucleares.
Las medidas estratégicas del PSOE incluyen la Estrategia de Movilidad Sostenible, la Estrategia de Economía Circular, e impulsar un Pacto de Estado por la Industria con el fin de dar cumplimiento al objetivo de la UE de incrementar al menos hasta el 20 % el peso de la industria en el conjunto del PIB español.
Podemos, por su parte, apuesta por la creación de una empresa pública de energía, la recuperación de la gestión pública de las centrales hidroeléctricas y por dar estabilidad al precio de las renovables a través de la revisión de las condiciones de la subasta. También apuesta por extender el modelo de Madrid Central a otras ciudades.
PSOE/Unidas Podemos: CIENCIA E INNOVACIÓN
Ambas formaciones coinciden en la necesidad de conducir a España a la media europea de inversión en I+D+i (2% PIB). Asimismo, tienen propuestas concretas en el ámbito de impulsar las tecnologías habilitadoras del cambio, como la Estrategia Española de Inteligencia Artificial que propone el PSOE o la creación del Centro Nacional de Robótica Aplicada (CNRA) que propone Unidas Podemos.
PSOE/Podemos: POLÍTICA SOCIAL Y VIVIENDA
Como es lógico, ambas formaciones coinciden en un buen número de medidas destinadas a la promocion de vivienda de alquiler social, y a combatir la pobreza energética. Pero mientras el PSOE en este apartado propone restablecer la renta básica de emancipación, las propuestas de Unidas Podemos como blindar en la Constitución el derecho a la vivienda como derecho fundamental, el control de precios del mercado del alquiler o el contrato de arrendamiento indefinido serán difíciles de asumir para su posible socio de Gobierno.
PSOE/Unidas Podemos: SANIDAD
Entre las medidas estratégicas que propone el PSOE, se encuentra aprobar una Estrategia de Renovación del Sistema Nacional de Salud, una Ley marco estatal que clarifique las competencias y la coordinación con las diferentes administraciones. Entre las de Unidas Podemos, destaca la propuesta de pasar del actual 6 % del PIB en Sanidad al 7,5 % en 2023.Ambas formaciones coinciden en la consolidación de un sistema universal y gratuito que garantice el acceso a los servicios sociales en todo el territorio español, y también podrían prosperar medidas como la creación de un Ingreso Mínimo Vital para erradicar la pobreza infantil y la revisión del copago farmacéutico.La salud mental, reforzando los servicios de salud mental infantil-juvenil, e incluyendo un plan para la prevención del suicidio, y la prevención y atención en todo tipo de adicciones merecen una atención en el programa del PSOE, que coincide con Unidas Podemos en establecer medidas más restrictivas para la publicidad de los juegos de azar y las apuestas online, que con esta convergencia, tienen posibilidades de prosperar, junto con normas más estrictas de etiquetado de productos de alimentación.

PSOE / Ciudadanos: ECONOMÍA Y POLÍTICA INDUSTRIAL
En política económica, la combinación de PSOE y Ciudadanos ofrecería un balance de propuestas más equilibrado entre ingresos y gastos públicos, algo en lo que ambos coincidirían para no poner en peligro ni las pensiones y ni las cuentas del Estado.

Ambas formaciones consideran necesario impulsar el crecimiento económico a través de las pymes, que componen el 90% del tejido empresarial español, dirigiendo más esfuerzos a éstas que a la atracción de inversión extranjera, y en este sentido, tanto las propuestas de Pedro Sánchez como de Albert Rivera podrían encontrar altos niveles de coincidencia a la hora de negociarse. Por ejemplo, el Marco Estratégico de las pymes, que ha incluido PSOE en su programa para la internacionalización y modernización de las pequeñas y medianas empresas podría recogerse perfectamente en la Ley de Fomento del Ecosistema de Startups de Ciudadanos.

En Industria, la alianza entre PSOE y Ciudadanos podría tener más dificultades, ya que los socialistas quieren expandir el turismo con un Plan de Turismo Sostenible 2030, mientras que Ciudadanos han apostado por combatir la “turismofobia”, proponiendo la creación de un marco regulatorio nacional al alquiler de pisos turísticos. También se han mostrado partidarios de derogar el Decreto sobre las VTC que reguló Sánchez y revertir las competencias en este ámbito que ahora están en manos de las Comunidades Autónomas.

El Plan Estratégico de Apoyo Integral al Sector de la Automoción 2019-2025 del PSOE que contempla medidas de apoyo hacia un nuevo modelo de movilidad sostenible, conectada e inteligente, sin embargo, sí podría contar con el respaldo por parte de Ciudadanos.

PSOE / Ciudadanos: FISCALIDAD
Los socialistas han abogado durante toda la campaña electoral por un sistema fiscal más progresivo en el que tributen más los que más tienen, de tal forma que se vayan equiparando el gravamen de las rentas de capital a las del trabajo. Para Ciudadanos, esta progresividad sólo se debería aplicar en dos supuestos concretos: por un lado, los ciudadanos que viven en la ‘España vaciada’, rebajando el IRPF a los habitantes de las zonas rurales en un 60%, y por otro, a las familias con hijos.
Por otro lado, algunas de las medidas fiscales estrella del Gobierno de Pedro Sánchez que gravaban a las grandes empresas automovilísticas, digitales o financieras, podrían quedar finalmente aparcadas si el Gobierno Socialista tuviera que pactar con Albert Rivera, como ha quedado demostrado en los debates donde ambos se han enzarzado en posturas muy confrontadas, especialmente Rivera hacia la tasa diésel.
Tampoco parece que existan visos de salir adelante la bonificación al 100% del impuesto de sucesiones y herencias, así como las donaciones entre parientes directos, propuesto por Ciudadanos, porque los socialistas estiman que se trata de impuestos que afectan más a ganancias patrimoniales de familias con alto poder adquisitivo que a la familia media española.
PSOE / Ciudadanos: EMPLEO
A pesar de que Pedro Sánchez había prometido antes de la moción de censura que derogaría al completo la reforma laboral de Mariano Rajoy, en su propuesta electoral lo reduce a los “aspectos más lesivos” de la reforma laboral de 2012. Esta decisión podría estar en sintonía con Albert Rivera, pero no es lo único en que podría coincidir en materia laboral. Ambos están de acuerdo, con matices importantes, en reducir los tipos de contratos, mejorar las condiciones de los autónomos y beneficiar a colectivos muy afectados por el paro.
En este sentido, los socialistas proponen simplificar la oferta de trabajo a tres formas contractuales: indefinido, temporal y formativo y reforzar la causalidad en el contrato temporal, para luchar contra los “falsos autónomos”. El PSOE también propone el Estatuto del Becario fomentando su retribución y limitando el encadenamiento de periodo de prácticas.
Pedro Sánchez cree también necesario promover la racionalización de los horarios con el fin de mejorar la corresponsabilidad y la conciliación de la vida laboral y familiar, equiparando los permisos por nacimiento de ambos progenitores de forma intransferible.
Por su parte, Ciudadanos propone un nuevo Plan de Reformas para los Autónomos y un mecanismo de segunda oportunidad para los emprendedores. También defiende reformar la formación, acabar con los contratos basura y un Complemento Salarial Garantizado para luchar contra la pobreza laboral que causa el abuso de la temporalidad en nuestro país.
PSOE / Ciudadanos: MODELO TERRITORIAL
Este aspecto es el que tendría más fisuras de un posible Gobierno PSOE-Ciudadanos por las posturas tan encontradas que han tenido los líderes de ambas formaciones durante todo el Gobierno de Pedro Sánchez y la Campaña Electoral. Mientras que Albert Rivera acaba de anunciar que impondría el artículo 155 en el primer Consejo de Ministros que tuviera hasta asegurar el restablecimiento de la Constitución en Cataluña, Sánchez aboga por impulsar un Pacto de Estado para reformar el sistema de financiación autonómica y cambiar el sistema de financiación de las entidades locales, modificando la “regla de gasto”.
La postura de Pedro Sánchez y los socialistas del PSC es fortalecer el modelo autonómico, pero desarrollando los procedimientos de participación de las Comunidades Autónomas en las decisiones del Estado, y especialmente en la legislación. Por su parte, Ciudadanos exige no indultar a los políticos independentistas catalanes cuando haya una sentencia por el juicio del ‘procés’ y mejorar los instrumentos para “proteger a los españoles de los golpes de Estado en el siglo XXI”, tal y como anuncia en su programa electoral.
PSOE / Ciudadanos: ENERGÍA Y MEDIO AMBIENTE
En materia de Energía y Medio Ambiente se puede decir que PSOE y Ciudadanos coinciden en la mayor parte de los planteamientos, con planes que apoyen la economía circular para alcanzar objetivos de residuos cero, y fomenten las energías renovables. En el caso del PSOE, se propone una estrategia de movilidad, algo en lo que coincide con Ciudadanos, con un Pacto de Estado por los Transportes y Movilidad Sostenible siempre que potencie la rentabilidad socioeconómica y aumente la inversión en la red de carreteras del Estado.
Ciudadanos, además, plantea un Plan Nacional de Reforestación con el objetivo de plantar diez árboles por cada español, así como un Plan Hidrológico Nacional.
PSOE / Ciudadanos: CIENCIA E INNOVACIÓN
Ambas formaciones están en sintonía respecto a Ciencia e Innovación. Ciudadanos propone elevar el presupuesto en I+D+i para alcanzar el 2% del PIB al final de la legislatura y el PSOE quiere revertir los recortes de la última década para posicionar a España al menos en la media de la inversión europea en I+D+i.
Para ello, Albert Rivera ha mencionado la necesidad de aprobar una Ley de Fomento del Ecosistema de Startups que promueva un marco jurídico favorable para las empresas innovadoras en sus etapas iniciales. Pedro Sánchez aboga por la Estrategia de España como Nación Emprendedora y otra en Inteligencia Artificial.
PSOE / Ciudadanos: POLÍTICA DE VIVIENDA
El futuro gobierno de PSOE y Ciudadanos tiene claro que entre las primeras medidas que podrían sacar adelante serían las relativas al alquiler, uno de los principales problemas que más preocupa a los españoles en estos momentos debido a sus precios abusivos. Ciudadanos considera que habría que crear una Ley Nacional de Vivienda e incrementar el parque de viviendas sociales de alquiler, algo en lo que coincidiría con sus posibles socios de Gobierno.
Sin embargo, la cuestión reside en cómo frenar la escalada de precios. Para ello, los socialistas abogan por movilizar el suelo público que se encuentre disponible mediante la cesión de derecho de superficie y favoreciendo el uso de mecanismos públicos y privados, reforzando el papel del SEPE e ICO en la política de vivienda con el fin de fomentar la oferta de vivienda de alquiler social de carácter permanente. Por su parte, Ciudadanos cree que sería más importante revisar la normativa que afecta a los alquileres de vivienda para reforzar la seguridad jurídica y dinamizar el mercado de alquileres, mejorando los incentivos fiscales para los particulares y, asimismo, facilitar la rehabilitación y la puesta en alquiler de viviendas vacías.
PSOE / Ciudadanos: SANIDAD
Respecto a la sanidad, el Gobierno Socialista-Ciudadanos coinciden en eliminar el copago, pero con diferencias. Albert Rivera quiere eliminarlo para los dependientes severos y grandes dependientes, mientras que los socialistas lo quieren suprimir para pensionistas y personas de menores ingresos. Por parte de Ciudadanos, su medida estrella es introducir la tarjeta sanitaria única y un calendario de vacunación único en toda España, algo que también podría negociar fácilmente con los Socialistas, ya que ellos reclaman consolidar un sistema universal y gratuito que garantice el acceso a los servicios sociales en todo el territorio español, a través de una Ley marco estatal. También coinciden en incorporar la atención de salud bucodental al sistema de seguridad social de forma progresiva, y crear un ley de Derechos y Garantías al Final de la Vida para garantizar el derecho a recibir cuidados paliativos y morir sin dolor.