Inicio Consejo de Ministros El Ejecutivo regula el permiso retribuido recuperable en actividad no esencial

El Ejecutivo regula el permiso retribuido recuperable en actividad no esencial

El Consejo de Ministros, reunido de manera extraordinaria este pasado domingo, ha aprobado el Real Decreto-ley 10/2020, publicado ayer noche en el Boletín Oficial del Estado y ya en vigor, por el que se regula el permiso retribuido recuperable para las personas trabajadoras de los servicios no esenciales, que no tendrán que acudir a su puesto de trabajo entre los días 30 de marzo y el 9 de abril, ambos inclusive.

Con ello se pretende paralizar la actividad de aquellos servicios que no son considerados esenciales y conseguir reducir los movimientos de las personas que aún continuaban desarrollando un trabajo. Para evitar que esta situación suponga una merma en los ingresos de los trabajadores, el Gobierno establece que durante este permiso retribuido recuperable los empleados deberán seguir percibiendo sus retribuciones íntegras, tanto el salario base como los complementos a los que tengan derecho, que posteriormente, cuando termine el Estado de Alarma, tendrán que recuperar.

Entre los servicios esenciales que detalla el Anexo al Real Decreto-ley y que deberán seguir funcionando como hasta ahora destacan los servicios sanitarios, aquellos relacionados con el abastecimiento de productos de primera necesidad, hostelería y restauración de entrega a domicilio, producción y distribución de bienes sanitarios y hospitalario, cualquier otra producción manufacturera que garantice estos servicios esenciales, transporte de mercancías, instituciones penitenciarias, protección civil, salvamento marítimo, prevención de incendios, mantenimiento del material y equipos de las fuerzas armadas, todo lo relacionado con I+D+I vinculados al Covid-19, atención a animales, medios de comunicación y quioscos, servicios financieros, telecomunicaciones e informática, servicios de atención a la violencia de género, abogados, procuradores, graduados sociales, traductores, psicólogos que asistan a las actuaciones procesales esenciales, asesorías legales, notarías y registro, gestión de residuos, acogida de refugiados, saneamiento del agua, predicción meteorológica, servicio postal universal, y aquellos que garanticen el comercio por internet.

El Real Decreto-ley no afecta, por tanto, a las personas que puedan desarrollar su actividad profesional mediante el teletrabajo, ni a los trabajadores a los que se les esté aplicando un ERTE, salvo que este sea de reducción de jornada ni tampoco a las personas que estén de baja médica, o cuyo contrato esté suspendido por otras causas legales.

Recuperación de horas

Una vez termine el período mencionado, los empleados devolverán a la empresa, de manera paulatina, las jornadas no trabajadas. En este sentido, el Real Decreto-ley establece que la recuperación de las horas no prestadas durante el permiso retribuido se podrá hacer efectiva desde el día siguiente a la finalización del estado de alarma hasta el 31 de diciembre de 2020.

Para su negociación y en caso de no existir una representación legal de los trabajadores, éstos disponen 5 días para constituir una comisión representativa que negociará, durante un plazo máximo de 7 días, las condiciones de la recuperación de las horas. No obstante, el Real Decreto-ley dispone que será la empresa quien notificará a las personas trabajadoras y la comisión representativa la decisión sobre la recuperación de horas en caso de no alcanzarse el acuerdo en periodo de consultas.

La recuperación de estas horas no podrá suponer, en ningún momento, del incumplimiento de los periodos mínimos de descanso diario ni semanal previstos en la ley, ni la superación de la jornada anual máxima fijada en el convenio colectivo que sea de aplicación. También deberán ser respetados los derechos de conciliación de la vida personal y familiar reconocidos legal y convencionalmente.

Se trata de una medida de flexibilidad laboral que trata de mantener y salvaguardar el empleo mientras dure la crisis sanitaria del COVID-19, de evitar situaciones de desprotección y de garantizar el restablecimiento posterior de la actividad económica.

Las empresas que deban aplicar este permiso retribuido podrán establecer un número mínimo de plantilla o establecer los turnos de trabajo imprescindibles para mantener la actividad que sea indispensable.

La medida resulta aplicable a los trabajadores del sector privado y se dictarán las instrucciones precisas, en su caso, en cuanto a la aplicación de la medida a empleadas y empleados del sector público.

Ver el Real Decreto-ley 10/2020, del 29 de marzo