Inicio Consejo de Ministros El Ejecutivo aprueba la Estrategia de Almacenamiento Energético para el despliegue de...

El Ejecutivo aprueba la Estrategia de Almacenamiento Energético para el despliegue de energías renovables

El Consejo de Ministros, en la reunión celebrada este martes, 9 de febrero, ha aprobado la Estrategia de Almacenamiento Energético como parte del desarrollo y cumplimiento de los objetivos marcados en el Plan Nacional Integrado de Energía y Clima y la Estrategia de Descarbonización a Largo Plazo. Además, El Gobierno ha aprobado un Real Decreto que permitirá la autorregulación del sector del aceite de oliva. Puedes consultar el resto de los acuerdos alcanzados aquí.

Nueva Estrategia de Almacenamiento Energético

La nueva Estrategia impulsada por el Ejecutivo respaldará el despliegue de energías renovables y será clave para garantizar la seguridad, calidad, sostenibilidad y economía del suministro. Los sistemas de almacenamiento energético son clave para garantizar la transición a una economía neutra en emisiones y la efectiva integración de las energías renovables en el sistema, ya que permiten guardar la energía en los momentos en que hay excedente para poder utilizarla en periodos de escasez o de alta demanda.

La Estrategia, que forma parte del conjunto de actuaciones destinadas a alcanzar los objetivos establecidos en el PNIEC y en la Estrategia de Descarbonización Largo Plazo 2050, incluye 10 líneas de acción y 66 medidas que abordan aspectos como la participación del almacenamiento en el sistema energético, la economía circular o las comunidades energéticas para generar espacios de participación ciudadana.

Autorregulación del sector del aceite de oliva

El Real Decreto aprobado por el Gobierno permitirá que el ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, ante situaciones de claro riesgo de desequilibrio de mercado pueda, previa consulta a las comunidades autónomas y a los representantes del sector, determinar a través de una orden una retirada temporal de producto de manera obligatoria para todos los operadores del sector, hasta la campaña siguiente, e incluso determinar su destino a uso no alimentario.

Esta medida trata de paliar la inestabilidad de la producción del sector, que alterna campañas de producciones muy altas con otras de rendimientos bajos. Esta es una de las causas de la gran volatilidad de los precios, que tiene a su vez una clara incidencia en la viabilidad económica de muchas de las explotaciones oleícolas, en particular las más tradicionales.

España es líder mundial en producción y exportación de aceite de oliva. Se trata del tercer producto agroalimentario más exportado y llega a más de 100 países. El valor de estas ventas supera los 2.800 millones de euros.