Inicio Consejo de Ministros El Gobierno presenta el Anteproyecto de Ley de Prevención de las Pérdidas...

El Gobierno presenta el Anteproyecto de Ley de Prevención de las Pérdidas y el Desperdicio Alimentario

El Consejo de Ministros, reunido este lunes 11 de octubre, ha aprobado en primera lectura el Anteproyecto de Ley de Prevención de las Pérdidas y el Desperdicio Alimentario, que tiene como principal objetivo reducir el desecho de alimentos sin consumir que acaba en la basura y así fomentar su aprovechamiento. El borrador del anteproyecto, que continúa con su tramitación, será sometido en los próximos días a audiencia en información pública por parte del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación para que las empresas, asociaciones y ciudadanos interesados puedan presentar sus alegaciones.

Además, el Gobierno ha aprobado un total de 522 millones de euros para dos convocatorias asociadas a proyectos de generación de conocimiento y de contratos predoctorales. A continuación, señalamos los principales acuerdos de la reunión del Consejo de Ministros:

Agricultura, Pesca y Alimentación
  • Aprobado en primera lectura el Anteproyecto de Ley de Prevención de las Pérdidas y el Desperdicio Alimentario, a los efectos previstos en el artículo 26.4 de la Ley 50/1997, de 27 de noviembre, del Gobierno.
Sanidad
  • Fondos Europeos. Mecanismo de Recuperación y Resiliencia. Componente 18. Acuerdo por el que se autoriza la propuesta de distribución territorial para el ejercicio presupuestario 2021, de créditos gestionados por las comunidades autónomas para el sistema de la Red de Vigilancia en Salud Publica con cargo al presupuesto de Sanidad y en el marco del componente 18 «Aumento de capacidades de respuesta ante crisis sanitarias» (C18.I3), para su sometimiento al Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud.
Ciencia e Innovación
  • Acuerdo por el que se autoriza al Ministerio de Ciencia e Innovación y a la Agencia Estatal de Investigación la convocatoria de tramitación anticipada, correspondiente al año 2021, del procedimiento de concesión de ayudas a proyectos de generación de conocimiento, en el marco del Programa Estatal para Impulsar la Investigación Científico-Técnica y su Transferencia, del Plan Estatal de Investigación Científica, Técnica y de Innovación 2021-2023, por importe de 477.000.000 de euros.
  • Acuerdo por el que se autoriza a la Agencia Estatal de Investigación la convocatoria de tramitación anticipada, correspondiente al año 2021, de las ayudas para contratos predoctorales para la formación de doctores contemplada en el Subprograma Estatal de Formación del Programa Estatal para Desarrollar, Atraer y Retener Talento, en el marco del Plan Estatal de Investigación Científica, Técnica y de Innovación 2021-2023, por importe de 110.038.260 euros.
Interior
  • Informe sobre las conclusiones del Grupo de Trabajo interministerial para la posible revisión de las etiquetas medioambientales de la Dirección General de Tráfico, en el marco del «Plan de impulso de la cadena de valor de la industria de la automoción. Hacia una movilidad sostenible y conectada».

Anteproyecto de Ley de Prevención de las Pérdidas y el Desperdicio Alimentario

El Consejo de Ministros ha aprobado en primera lectura el proyecto de Ley de Prevención de las Pérdidas y el Desperdicio Alimentario, normativa concebida para producir una drástica reducción del desecho de alimentos sin consumir que acaba en la basura y fomentar un mejor aprovechamiento de los mismos.

España es el tercer país de la Unión Europea que va a legislar en materia de despilfarro alimentario, tras Francia e Italia. Los hogares españoles tiraron a la basura más de 1.300 millones de kilos de alimentos sin consumir, una media de 31 kilos por persona. Ante estos datos, la futura ley trata de atajar un triple desperdicio: económico, medioambiental y moral. El desperdicio alimentario supone desperdiciar el trabajo de agricultores y ganaderos, los medios naturales empleados para producirlos, el suelo, el agua, así como no tomar en consideración las emisiones a la atmosfera generadas en su producción.

La Ley pretende establecer un modelo de buenas prácticas para evitar el desperdicio de alimentos con actuaciones en toda la cadena alimentaria, desde el origen en el propio proceso de cosecha, hasta los hábitos de consumo en los hogares y en la restauración. Asimismo, esta Ley está asociada al compromiso con el cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de la Agenda 2030 de Naciones Unidas.

Esta Ley, contiene una jerarquía de prioridades de uso para impedir el desecho de alimentos basada en que todos los agentes de la cadena alimentaria deben contar con un plan de prevención para evitar el desperdicio, y fija una jerarquía de prioridades de obligado cumplimiento.

  • Los alimentos que se donen deberán tener suficiente vida útil de almacenamiento para hacer posible su distribución y uso seguro a sus destinatarios finales. Tanto las empresas agroalimentarias donantes como las organizaciones receptoras están obligadas a garantizar la trazabilidad de los productos donados mediante un sistema de registro de entrada y salida de los mismos.
  • En el segundo orden de jerarquía, los alimentos no vendidos pero que estén en condiciones óptimas de consumo deberán ser. Cuando no sean aptos para el consumo humano, los alimentos deberán ser utilizados como subproductos para la alimentación animal o fabricación de piensos, para la industria, para la obtención de compost de calidad para uso agrario, o para la obtención de biogás u otro tipo de combustible.

Algunas de las obligaciones para los agentes de la cadena alimentaria serán:

  • Disponer de instalaciones adecuadas y formación de personal para que los procesos de manipulación, almacenamiento y transporte se lleven a cabo en condiciones adecuadas que minimicen las pérdidas.
  • Los productos con fecha de consumo preferente vencida deberán presentarse al consumidor de forma separada y claramente diferenciados del resto, con precios inferiores, o destinarse a la donación.
  • Los establecimientos de hostelería y otros servicios alimentarios tendrán que ofrecer a sus clientes la posibilidad de que se lleven, sin coste adicional, lo que no han consumido y tendrán que informar de ello de forma visible, preferentemente en la carta o menú.
  • Las instituciones como centros sanitarios y educativos o residencias que ofrezcan catering o servicio de comedor, deberán contar también con programas de prevención y reducción de desperdicio alimentario
  • La norma prevé que las empresas distribuidoras de alimentos deberán incentivar, junto con las administraciones, la venta de productos con fecha de consumo preferente o de caducidad próxima.

Para la planificación de la política de prevención y reducción de las pérdidas y el desperdicio alimentario, el Gobierno deberá elaborar un Plan Estratégico. Este plan definirá la estrategia general contra el desperdicio alimentario y las orientaciones y estructura que deberán seguir las comunidades autónomas en sus actuaciones en este ámbito. El plan será revisable cada cuatro años.  Además, el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, previa consulta con los demás ministerios mencionados, deberá elaborar un Plan Nacional de control de las pérdidas y el desperdicio alimentario.

Ayudas a proyectos de investigación y contratos predoctorales

El Gobierno ha aprobado un total de 522 millones de euros para dos de las convocatorias más importantes del Plan Estatal de Investigación Científica, Técnica y de Innovación 2021-2023, a las que se sumarán otras en las próximas semanas.

La convocatoria 2021 de proyectos de generación de conocimiento está destinada a los grupos de investigación de las universidades, centros públicos de I+D y centros privados de I+D sin ánimo de lucro. Con estos recursos se promueve que la comunidad científica española pueda abordar proyectos de investigación científica y técnica de alta calidad, novedad y relevancia que contribuyan al progreso del conocimiento, así como a la resolución de problemas de la sociedad y al crecimiento de la economía.

Las ayudas de esta convocatoria financiarán, por un lado, proyectos de investigación no orientada, que están motivados por la curiosidad científica y tienen como objetivo primordial avanzar en el conocimiento, independientemente del horizonte temporal y su ámbito de aplicación, y por otro, proyectos de investigación orientada, que tienen como finalidad la resolución de problemas concretos y vinculados a las prioridades temáticas asociadas a los desafíos mundiales y competitividad industrial de la sociedad. Los proyectos tendrán una duración de tres o cuatro años, y excepcionalmente de dos, y se podrán realizar de forma individual o coordinada a fin de fomentar la creación de esquemas de cooperación científica más potentes

Además, se ha presenta una convocatoria de hasta 1.091 ayudas para contratos predoctorales, por un importe de 110 millones de euros. Estas ayudas, están asociadas a un proyecto de investigación y se enmarcan en el Programa Estatal de Promoción del Talento y su Empleabilidad. El objetivo de esta convocatoria es financiar e incentivar la formación y especialización de las personas que están preparando la tesis doctoral y quieren dedicarse a la investigación, impulsando su inserción laboral, tanto en el sector público como en el privado, así como facilitando la movilidad internacional y la movilidad dentro del sector público -universidades y organismos de investigación- y entre éste y las empresas.

Las ayudas para contratos predoctorales son por cuatro años y están destinadas a que los investigadores predoctorales realicen sus tesis doctorales en proyectos de investigación de grupos con solvencia científica y académica pertenecientes a universidades, organismos públicos de investigación y otros centros de investigación.